Iridología

El dominio de la iridología facilita al profesional hacer una valoración más amplia y detallada del origen y de la predisposición patológica del paciente.

Share

Actualmente esta herramienta es utilizada por todo tipo de terapeutas como herramienta de trabajo en consulta para completar su “diagnóstico”.

Ciertas irritaciones son transmitidas al iris a través de los nervios aferentes, los cuales estimulan un flujo de sangre que causa inflamación y congestión. Esto es transmitido mediante estimulación de los nervios reflejos al área correspondiente del iris.

Con fines diagnósticos permítasenos suponer que el ombligo es el centro geométrico del cuerpo, el cual se corresponderá con la pupila en el centro del mapa del iris, por tanto todo el área de iris que esta junto a la pupila se refiere al estómago que representa el primer círculo del mapa y si encontramos líneas o manchas oscuras en esta zona es señal de problemas gástricos. Uno de los más simples venenos tóxicos a encontrar en esta área, es el bismuto, que es ingerido ampliamente para combatir problemas digestivos. Se presenta en el área estomacal en forma de un círculo gris irregular. Los individuos que trabajan con plomo, presentan este color en ocasiones, apareciendo en la zona estomacal, pero el círculo es perfecto y no irregular. Todos los medicamentos que dejan señales en el iris son tóxicos para el organismo. Así se puede decir al paciente cual es el tóxico que está ingiriendo, éste es uno de los grandes logros del iridodiagnóstico.

Los iridiólogos vemos los ojos como “ventanas” por las que es posible ver el estado funcional y de salud del paciente.

El iris se divide en zonas que corresponden con partes específicas del cuerpo humano para diagnosticar qué sistemas y partes del cuerpo están sanos y cuáles están hiperactivos, inflamados o doloridos.

La ventaja de la iridología es que ya existen mapas topográficos que describen el cuerpo humano en él iris y esclerótica (sist. Nervioso, sist. Circulatorio, sist. Linfático, sist. Musculoesqueletico, sist. Digestivo e Inmune entre otros, además de los órganos, vísceras, y sus partes). En efecto, a través de diversos signos, señales, marcas y cambios de tonalidades del estroma (decoloraciones) en el iris.

Por otra parte el tipo de iris o naturaleza y estos signos nos revela taras heredadas, tales como psicosis, enfermedades de la piel, enfermedades metabólicas, etc. La naturaleza revela también por medio de tales medios, condiciones agudas catarrales o crónicas, destrucción de tejidos, intoxicaciones alimentarias, metales pesados y por adicciones, y operaciones quirúrgicas.

Los profesionales utilizamos esta información para evaluar la propensión del paciente hacia ciertas enfermedades, confirmar problemas de salud antiguos o predecir futuros problemas de salud que se pueden estar gestando.

Una vez hecho el diagnóstico prescribimos la terapia más adecuada, bajo una premisa no agresiva y no dañina a otros órganos y sistemas del cuerpo.


Objetivos
El objetivo del curso es proporcionaros los conocimientos teóricos y prácticos, para que puedas analizar las diferentes zonas reflejas del iris con el protocolo más preciso y actual basado en la plantilla Jensen.


A quien va dirigido
Esta dirigido a terapeutas de diferentes disciplinas, que desee ampliar sus conocimientos.


Modalidad de estudio
Modalidades de Estudio:

  1. Presencial
  2. A distancia.

** Se entrega material de estudio y certificado avalado.


Matricula
** El curso consta de 2 seminarios de 95€ cada uno + 100 € de la matricula.

 

¡Contacta para más información!

Share