Aditivos que deberiamos evitar

Empecemos hablando de lo obvio, cuanto más aditivos contenga un alimento, más conviene evitarlo

Este articulo de nuestro blog trata de informarle sobre los aditivos que consideramos no deseables.

Un aditivo es una sustancia sin valor nutritivo que se agrega intencionadamente a los alimentos y bebidas en pequeñas cantidades con el objetivo de modificar, mejorar su proceso de elaboración, conservación o sus cualidades.

Los aditivos se clasifican según sus propiedades.

Hay aditivos cuya función es mantener la frescura y evitar el deterioro del alimento (como los antioxidantes o conservantes).

Actualmente la mayoría de los antioxidantes se producen de forma artificial.

Otros destinados a conservar su textura (emulsionantes, espesantes o estabilizantes).

Otros cuya función es añadirles color para mejorar su aspecto ya que el color es de las cualidades más importantes asociadas a un alimento por parte del consumidor).

Otros a dar un sabor dulce como los edulcorantes, potenciadores del sabor, acidulantes, antiaglomerantes, antiespumantes…

Existen aditivos inofensivos, otros con los que hay que tener precaución y otros que deberiamos de evitar.

 

De estos ultimos son de los que vamos a hablar:

  1. ADITIVOS CON FOSFATOS:
  • Ácido ortofosfórico E338
  • Ortofosfatos sódicos E339
  • Ortofosfatos potásicos E340
  • Ortofosfatos cálcicos E341
  • Ortofosfatos de magnesio E343
  • Difosfatos E450
  • Trifosfatos E451
  • Polifosfatos E452

Numerosos estudios sugieren que el exceso de fósforo suele ir asociado a un mayor riesgo de problemas cardiovasculares, óseos y/o renales. El aporte recomendado de fósforo para los adultos es de unos 550 mg/día y actualmente la alimentación nos aporta  unas 4 veces más. Una dieta rica en productos industriales con aditivos podría llevarnos a recibir más de 2 g al día de fósforo.

 

  1. EDULCORANTES:
  • El aspartamo E 951

Es el edulcorante más usado en el mundo. Lo encontramos en productos como los chicles hasta bebidas sin azúcar, e incluso en algunos medicamentos. Pensamos que es un edulcorante a evitar, sobre todo los niños y las mujeres en edad fértil.

 

  • La sucralosa E 955

Es un edulcorante sintético organoclorado con propiedades endulzantes hasta 6 veces mayor a las del azúcar blanco.

La dosis autorizada en Europa es de 15 mg/kg de masa corporal/día, aunque en la actualidad no existe ninguna diferenciación sobre el uso en niños, embarazadas o enfermos. Aunque su efecto en la modificación de los niveles de glucosa y de insulina se ha demostrado tanto en roedores como en humanos.

Tambien es sabido su relaccion directa entre su consumo y la reduccion en el número de bacterias beneficiosos (lactobacilos y bifidobacterias) con el consecuente desequilibrio de la flora intestinal (y por tanto la inmunidad). Ademas, tras eliminar su ingesta, el número total de estas bacterias no recupera los niveles normales hasta pasados 2 o 3 meses.

 

  1. LOS COLORANTES:
  • La Tartracina E102

Es un colorante amarillo que está presente en numerosos alimentos y medicamentos, algunas bebidas, salchichas, en tartas, bombones y en algunas golosinas.

Existe bibliografía científica que da cuenta de varios casos de alergias con manifestaciones cutáneas directamente relacionadas con la tartracina.

 

  • Amarillo de Quinoleína E104

Colorante sintetico de color Amarillo-verdoso que suele estar presente en refrescos y productos de pastelería, en algunos tipos de confituras y en las bebidas alcohólicas.

Está prohibido en Estados Unidos y Australia. Su prohibición se debe a que es un agente mutágeno (potencialmente cancerígeno).

La ingesta diaria admisible en la Unión Europea es de 10 mg por kilogramo de peso corporal.

 

  • Azorrubina/carmoisina E122

Colorante sintético de color rojo, presente en embutidos, está prohibido en Australia, Noruega, Suecia y en Estados Unidos. Su ingesta diaria admisible es de 4 mg por kilogramo de peso corporal, según permite la AESA.

 

  • Ponceau 4R E124

Este colorante sintetico de color rojo intenso se extrae del petroloeo y se utiliza en pastelería, flanes, frutas en almíbar, confitería, bombones, chicles y chorizo. Su ingesta diaria maxima es de 4 mg por kilo de peso y dia.

En un estudio publicado en la revista Toxicological Sciences, en 2001 investigadores japoneses quisieron confirmar si podría ser genotóxico, es decir, susceptible a dañar el código genético y de favorecer el desarrollo de cánceres. Se añadió este colorante en la comida de los ratones que eran objeto de estudio. Resultado: a partir de una dosis de 10 mg por kilogramo, los científicos observaron que provoca daños en el ADN. Así, concluyeron que la genotoxicidad del rojo Ponceau en dichas dosis tan bajas invita a un uso prudente del mismo.

 

  • Eritrosina E127

Se trata de un colorante derivado del yodo, se usa tanto para alimentos como para tinta de impresora. Puede causar fotosensibilidad (sensibilidad a la luz). La ingesta diaria admisible se sitúa en 0,1 mg por kilogramo de peso corporal.

Los investigadores sospechan que este colorante es el origen de algunos cánceres de tiroides en animales.

En un estudio llevado a cabo en 1997, investigadores egipcios se interesaron por los efectos de la eritrosina en los espermatozoides. Su estudio, llevado a cabo en ratones, demuestra que la administración de este colorante podría tener consecuencias importantes: disminución del número de espermatozoides, de su movilidad y también aumento de la proporción de espermatozoides anómalos. Los investigadores consideran que dicho aumento de las anomalías en el esperma podría afectar a los futuros embriones.

 

  • Negro brillante BN E151

Este colorante está presente en los arenques ahumados. Está prohibido en Canadá, EE UU, Finlandia, Francia, Alemania, Suiza, Belgica, Austria, Dinamarca, Suecia, Japón y Noruega.

La ingesta diaria admisible (fijada por AESA) se sitúa en los 5 mg por kilogramo de peso corporal.

Se trata de un agente que por accion del calor se convierte en toxico y puede crear reacciones alergicas, posible hiperactividad en niños, aumentar los sintomas de asma, isomnio y producir eccemas y/o urticarias.

 

  1. OTROS ADITIVOS:
  • Glutamato monosódico E621

Este aditivo semisintetico se utiliza como potenciador del sabor en numerosos platos precocinados, pates, salsas, pastillas de caldo y sopas. Una parte de la población, presenta sensibilidad al mismo en forma de dolor de cabeza y otros síntomas que recibe el nombre de “síndrome del restaurante chino”, dado que en la cocina asiática utiliza este aditivo en grandes cantidades.

En términos más generales, se sospecha que los aminoácidos excitantes como el ácido glutámico y el ácido aspártico podrían ser tóxicos para las neuronas y favorecer el desarrollo de enfermedades degenerativas.

 

  • Parabenos E214-E219

Estos conservantes, presentes en muchos cosméticos, también se utilizan como aditivos alimentarios como salsas, ketchup, mayonesas.. y algunos pueden actuar como las hormonas femeninas.

Estudios realizados en Dinamarca, han demostrado índices alarmantes de parabenos en sangre en mujeres que utilizan gran cantidad de productos cosméticos, aunque hasta el momento no se han podido determinar con certeza sus riesgos.

En el 2011 Dinamarca prohibió los parabenos (propil y butil) en los cosméticos destinados a niños menores de 3 años. Prohibido en Australia.

Share

Posts Recomendados

Dejar una respuesta